Por qué me hice copywriter

4.8 (96%) 5 votes

Hoy he decidido tomarme la licencia de escribir algo más personal.

Voy a aprovechar este espacio para contar mi historia. Creo que te puede ayudar si estás en una fase complicada de tu vida en la que no sabes por dónde tirar y te estás planteando esto del copywriting; también puede servirte si eres autónomo (o freelance venga, que suena más guay) y te dedicas a cualquier otra cosa, tenga que ver o no con marketing. 

El pasado fin de semana estuve en el evento de Adopta un Copywriter que se celebró en Sevilla, el curso de copywriting de Javi Pastor con el que me formé. Cada tanto Javi organiza estos encuentros para que podamos conocernos en persona entre alumnos y tutores, estrechar lazos y aprender un poco más.

Algunas de las compañeras del curso. De izquierda a derecha: yo, Laura Montes, Cristina Fuertes, Marina Buznego y Francesca Masillo.

Si alguna vez has hecho un curso online y te lo has tomado en serio te podrás imaginar la sensación. Llevas meses compartiendo formación con otros compañeros, que te ayudan y con quienes compartes inquietudes muy personales. Muchas veces sientes que nadie más te puede entender y, además, como te comunicas por escrito, es mucho más fácil expresar según qué cosas que en persona, así que te sueltas y te abres.

Los alumnos del curso tenemos un grupo de Slack por el que nos comunicamos (Slack es un servicio de mensajería para grupos de trabajo, en el que la comunicación se organiza por canales relacionados con cada tema). De repente, ese icono de colorines se convierte en un rincón donde escaparte a debatir cosas que no puedes discutir en ninguna otra parte, a participar con chistes frikis o bromas y, en definitiva, a compartir cosas personales con personas que sabes que te entienden. Y eso une. 

Me hacía una ilusión tremenda, especialmente porque por motivos médicos (no míos) y de manera inesperada no pude al evento que se celebró justo al finalizar mi edición del curso, y que era una especie de “graduación” para todos. 

Bien, pues esta vez sí que sí.  Este es el vídeo del evento.

Me hice copywriter porque no era feliz

Javi nos hizo trabajar y nos hizo cuestionar hasta qué punto estamos comprometidos con nuestro proyecto y nuestra decisión.

¿Por qué quieres ser copywriter? nos preguntó.

Volví atrás en el tiempo y recordé, cómo si fuese ahora mismo, el momento en el que decidí entrar en el curso Adopta un Copywriter.

En marzo de 2019 hará 3 años que me hice freelance. Empecé como Social Media Manager combinándolo con un trabajo de comunicación a media jornada en la Universitat de les Illes Balears. En aquél momento me metí en un grupo de BNI (es un grupo de networking) y allí veía pasar una cantidad increíble de proyectos a los que no podía decir sí por tener un pie atado 4h a una silla. Así que cuando a final de año me propusieron renovar dije que no porque quería dedicarme al 100% “a lo mío”. 

Aquí estoy yo en una de las reuniones del grupo, junto a mi amigo Juanse, en noviembre de 2016.

Ese fue el momento en el que empecé a ser freelance de verdad y a descubrir que o aprendía a vivir con la incertidumbre o iba durar dos telediarios. 

No tenía objetivos, ni plan de crecimiento. Iba “al tún-tún” más o menos diciendo que sí a todo lo que se presentaba. Sin evaluar las implicaciones de cada proyecto, si me motivaba suficientemente, y sin pensar si me sería rentable.

Hasta que llegó un momento en que tenía 2 compromisos a media jornada y un montón de clientes pequeños a los que atender. Como no podía con todo, puse un comentario en Linkedin y contacté con una persona para ayudarme. Le pasé  los trabajos pequeños y me quedé con los grandes. 

En ese momento ganaba más dinero del que he ganado nunca, pero mi nivel de infelicidad era directamente proporcional a mis ingresos. Me di cuenta de que no tenía ningún sentido ganar por ganar porque, sinceramente, ahora tenía los 2 pies atados a una silla y un nivel de estrés que no me gustaba nada.

Trabajaba para ganar dinero, pero no podía disfrutar del dinero porque tenía que trabajar. Era absurdo.

Aún así, lo más importante es que descubrí que no me gustaba lo que hacía. Vivía estresada, estaba irritable, tenía problemas para dormir, estaba a disgusto y cuestionándome internamente todo el tiempo si de verdad me había hecho freelance para ser esclava de mí misma. 

Justo en ese momento, un anuncio se coló en mi muro de Facebook. Eso del copywriting lo había escuchado alguna vez, pero no tenía claro qué era.

El anuncio decía “¿Quieres vivir de escribir?

Javi Pastor había hecho muy bien sus deberes y había descubierto que ese era el punto de dolor transversal a todas las personas que podían interesarse por su curso. Yo era una de esas personas. Había trabajado de periodista más de 10 años y había disfrutado del trabajo. Así que me apunté a su entrenamiento gratuito. Me encantó su manera de explicar, lo claro que era y la manera tan práctica con la que lo enfocaba todo. 

Luego vino el webinar con la venta de su curso, al final. Pensaba que era caro, así que me lo pensé un poco, hasta que me di cuenta de una cosa: de todo lo que había hecho esos 2 últimos años lo que más había disfrutado era escribir. Era el espacio dónde me sentía segura, dónde disfrutaba. Era como volver a casa después de un viaje muy largo. Era yo. 

Así que le pegué una patada al culo a los 2 clientes con los que tenía un compromiso de 4h diarias, recuperé a los pequeños y dejé de colaborar con la persona que me estaba ayudando. Vacié mi agenda para dedicarme a aprender copywriting. 

Fue una decisión arriesgada. Pero yo necesitaba algo que me permitiera vivir a mi manera y me lo iba a tomar muy en serio. Si lo hacía, iba a dedicarle muchas horas y a aprenderlo bien. 

Ya no soy copywriter freelance, ahora tengo un negocio

De esto va el evento que organiza Javi. De que entiendas que hay dos maneras de ser autónomo: ser freelance o tener un negocio, y que la diferencia entre uno y otro está en tu cabeza. 

Confieso que estoy con el pie alzado a medio camino entre ser freelance y tener un negocio. Es un cambio de mentalidad que requiere cierto cambio interno y no es fácil.  

Lección número 1: los clientes no lo son todo.

Para gestionar un negocio tienes que bloquear tiempo en tu agenda para el negocio. Ponerte a pensar como un jefe. O haces esto y dedicas tiempo a ponerte objetivos, a pensar estrategias de captación de clientes y a planificar, o nunca crecerás. Si te pasas un día tras otro investigando y haciendo copy te estás dejando a ti mismo para el final y nunca trabajas para tu negocio. Javi lo definió así: “en realidad no eres freelance, eres empelado de varias empresas”. 

Mi decisión número 1: los lunes por la mañana los dedico a mi negocio, estrategia y marketing. Es lunes y estoy escribiendo este post. Cuando termine me pondré con las redes sociales.

Lección número 2: no puedo montar mi negocio si pienso en otras cosas.

Lectura recomendada: “the one thing”, de Gary Keller.

En esto soy experta. Simplemente te digo que en mi cabeza hay ahora 5 ideas de negocio y creo que todas podrían funcionar. Que cada vez que encuentro a alguien con un proyecto que conecta con alguno de mis valores me motivo, me ilusiono demasiado y me quiero meter y ayudar.

Soy la reina de la dispersión, te juro que no me ganas.

Estoy haciendo un esfuerzo interno grande, pero no lo sabes bien. Javi recomendó un libro que se titula “The One Thing”. Me hace mucha falta.

Mi decisión número 2: me lo compraré por Internet cuando pare para comer.

Lección número 3: necesito un sueldo

Tengo una sola cuenta corriente donde lo mezclo todo: finanzas personales y del proyecto. Si total todo es lo mismo, ¿no? Menudo error.

De esto ya hace unos meses que me he dado cuenta, pero pensaba que con mi nivel de ingresos no tenía sentido o no “merecía la pena” separarlo, todavía.

Otro error, si quiero crecer lo tengo que separar.

Hay que abrir una cuenta para el negocio, domiciliar ahí todos los gastos del negocio y recibir los pagos ahí. Y luego pagarme un sueldo.

¡Pagarme un sueldo! ¿Cómo, un sueldo?

¡Oh dios mío, hace 3 años que no sé lo que es un sueldo!

Decisión número 3: antes del 19 de diciembre habré abierto una cuenta corriente para mi negocio.

Lección número 4: no sabes que no sabes la vida que quieres. 

“¿Estás creando la vida que quieres?” Javi Pastor te las deja caer así.

Esta duele bastante y da para un post entero, pero voy a resumir. Llevo 3 años enfrentándome a mi falta de visión. Siempre las mismas preguntas en todas partes “¿Cómo te ves dentro de 3 años?” “¿Y dentro de uno?”.

Yo cierro los ojos y no veo nada. ¡Nada! Una vez, no hace tantos meses, una terapeuta me repitió la pregunta y me enfadé muchísimo. Me enfadé y terminé llorando.

¡Qué manía con el “cómo te ves!” le dije.

“¿Podéis dejar de hacerme esta pregunta por todos lados?”

“¿Es que todo el mundo tiene que verse?”

Hace poco he descubierto que no soy la única a quién le pasa, y que nos llaman “multipotenciales”. Somos gente con intereses múltiples y con habilidades múltiples, que podríamos hacer muchas cosas y seríamos felices con cualquiera de ellas. El problema es que no sabemos por donde tirar. (Yo pienso que se han inventado lo de “multipotencial” para poder ponernos una etiqueta, porque no sabían qué hacer con nosotros. En cierto modo lo agradezco, porque así ya tengo grupo y sentimiento de pertenencia, que me sentía un bicho raro). En este link hay una charla TED sobre las personalidades multi potenciales

“El que no sabe a donde va, va a cualquier parte”, Séneca.

El caso es que llega un momento en que hay que elegir o acabarás dando bandazos toda la vida, igual que me pasó mi. Yo he conectado mis conocimientos de marketing digital, mi pasado cómo periodista y mi gusto por la escritura con el copywriting. Se me da bien, lo disfruto y me gusta. Ya está.

Además, las características del trabajo en sí mismo me permiten vivir donde quiero y organizar mis horarios a mi manera, sin ataduras. Y eso es exactamente lo que buscaba.

Después de todo esto, el resumen es que ser freelance es una opción muy válida pero hay que ser consciente de lo que conlleva y cómo es la vida freelance. Yo quiero otra cosa.

Además, cómo reflexionó Javi, en realidad tienes distintas áreas de negocio – cómo cualquier negocio- que llevas tú solo. Tienes que hacer (o deberías) marketing, contabilidad y facturación, agenda, reuniones, captación de clientes, etc. Son todos los departamentos de una empresa concentrados en ti. 

Dice Javi (y estoy de acuerdo) que para dar el salto de freelance a tener un negocio hay 3 caminos:

1- Cobrar más por tu trabajo (subir precios).

2- Delegar (crear equipo, empezar a contratar para poder asumir más carga de trabajo).

3- Dedicarte a la formación.

Decisión número 4: yo voy a crecer (en este orden) dando formación y charlas porque me encanta hablar en público y enseñar. Espero que esto me de visibilidad y consiga más clientes. Luego, cuando tenga más clientes subiré precios y cuando todavía salgan más crearé equipo y delegaré tareas. 

¿Y ahora?

¿Sabes? En realidad creo que escribo este post para presionarme a mi misma. Contar mi historia, mi realidad hoy y comprometerme en público a dar el cambio que quiero. Lo dejo aquí abajo clarito en palabras de Javi.

¿Recomendaciones para pasar de ser Freelance a tener un negocio

Espero que este post te sirva para no cometer los mismos errores que yo. Hay muchos caminos para llegar a un mismo sitio, y desde luego yo no he ido por el más recto. 

Me gustaría mucho conocer tu situación y seguir comentando esto en los comentarios. Cuéntame ¿en qué fase estás tú? ¡Estoy deseando leerte!

8 Replies to “Por qué me hice copywriter”

  1. ¡Hola, Gemma!
    Me siento muy identificada, me he reconocido como “multipotencial”. El asunto del cambio de mentalidad es una reflexión muy importante…vivir es lo que importa. Un artículo muy esclarecedor y por supuesto, escrito de forma genial :-). ¡Nos vemos en la siguiente quedada de Adopta un Copy!!!

  2. Hola Gemma!
    Soy Iolanda, y quería decirte que mientras iba leyendo tu post iba sonriendo, porque me daba cuenta que me siento muy identificada contigo y que muchas cosas de las que cuentas podría haberlas escrito yo.

    Aunque soy filóloga de formación me dedico al periodismo (escrito) desde hace más de quince años. Empecé en un periódico, el Diari de Balears, y ahora trabajo en comunicación institucional en un departamento de prensa. Y aunque este tipo de trabajo me gusta, no soy feliz con lo que hago.

    Yo llegué al copywriting a través de Maïder Tomasena, y estoy haciendo una de sus formaciones, aunque también sigo a Javier Pastor, al que casualmente llegué como tú a través de un anuncio del facebook y he hecho su formación gratuita.

    Ahora me encuentro en ese momento en el que no se hacía donde ir. Lo único que tengo claro es que en tres años (incluso en algunos menos), me veo fuera de mi trabajo actual. Me gusta mucho el copywriting, pero también el storytelling, me encanta escribir y contar historias y no me decido. Y sé que tengo que continuar formándome, pero antes debería tomar una decisión y me está costando mucho.

    Ahora mismo esa es mi situación… ¿Algún consejo?

    Gracias

    Iolanda

    ¿Por cierto, conoces a Eva Gías y su teoria de las personas multiapasionadas?

    1. Hola Iolanda,
      Gracias por escribir. No, no conozco a Eva Gías ¡investigaré!
      Qué casualidad… ¿Sabes que yo vivo en Mallorca y he trabajado en el Departamento de Comunicación del Govern Balear? Fue antes de la UIB. Entiendo la sensación que tienes en la administración pública: siempre prisas y cero creatividad ni originalidad. A mi se me hizo muy aburrido, pero me alegro de haber pasado por ahí, porque fue en ese momento cuando descubrí el poder de Twitter (durante el incendio de Andratx yo estaba en prensa del 112) y luego decidí ponerme a estudiar redes sociales ¡Fue el inicio de esta aventura! El único consejo que te puedo dar es que sigas tu instinto. Sé fiel a ti misma y siempre te sentirás en sintonía y sin disonancias.

  3. ¡Hola Gemma!

    Sigo emocionado tras leer tu artículo, porque me trae el recuerdo reciente de lo vivido en el evento de Javi Pastor. No suelo mostrarme muy expresivo, y además soy bastante tímido, pero tus palabras me han llegado al alma… y por si fuera poco, has puesto nombre a lo que pensaba era un problema personal. Genial el vídeo, me ha abierto los ojos a una realidad que no esperaba conocer; literalmente, el evento y tu post se han conjugado para cambiarme la vida. Solo puedo decir: ¡mil gracias!

    1. Uf Paco ¡qué responsabilidad! Entiendo perfectamente lo que dices sobre el evento, los que estuvimos lo sabemos. Lo más importante es que lo planifiques y lo calcules todo bien antes de empezar para que no te pase como a mi. En cualquier caso, te deseo lo mejor. Ya nos iremos contando 😉

  4. Ostras, Gemma, si es que con lo de multipotencial me has definido completamente. xD

    Me gustaría hacer tantas cosas que al final no acabo haciendo ninguna. Y creo que me ha pasado lo mismo que a ti este fin de semana. La idea de planificar, de pensar a largo plazo… De centrarse en algo, parece que Javi nos ha dado en el punto exacto. Vaya mano tiene el tío…

    Un gran artículo, a todo esto. 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *